lunes, 22 de agosto de 2011

Tal cual
















Tengo un deseo desesperado
de sentirte dentro de mí.
No te diré que vayamos con calma,
porque en la cama no es calma
lo que quiero contigo,
sino el vértigo de mar huracanado.
Que se detenga el mundo,
que cesen los sonidos del planeta,
que el universo se confunda
y que no podamos más
que cerrar los ojos para no morir
cuando la gran ola enloquecida
nos lleve hasta la cima para perdernos
en esa nada absoluta que lo es todo
sabiéndonos tan cercanos
que al cerrar los ojos
nos volvamos a encontrar.
Tengo un deseo desesperado
de sentirte dentro de mí.

(2006)

© Carolina Meneses Columbié

Imagen:  Henri de Toulouse-Lautrec, "In bed, The kiss," 1892

No hay comentarios: