Brevemente solemnes


Somos un par
brevemente solemne
relajadamente cursi
un sabor que se equilibra 
entre el dulzor
de las torrejas con almíbar
y la excitante acidez
del ceviche de mejillones.

Brevemente solemnes
relajadamente cursis
en dosis perfectas
infinita retroalimentación
la del gourmet ecuménico
y el ubicuo chef
relación vital
más allá de la muerte.

Nuestro epitafio dirá
     aquí yace el par que se amó 
     con solemnidad breve
     cursilería relajada
     humor e intensidad.

Que no sea pronto, 
dijiste
más allá de los noventa, 
respondí.


A mi Julio Fablet
Santiago, 20 de febrero de 2018

Comentarios

Destripaterrones1 ha dicho que…
Me encanta el poema, me encanta el estilo, me encanta el remolino de palabras que se forma en el medio y que le da como un vértigo muy divertido, me emociona el final.
CAROLINA MENESES COLUMBIÉ ha dicho que…
"... el remolino de palabras que se forma en el medio y que le da como un vértigo muy divertido..."
La mejor y más original crítica que me hicieron. Gracias, mi querido Destripaterrones1.

Entradas populares de este blog

La armonía en el texto

El uso correcto de los guiones de diálogo

El alma al diablo, de Marcelo Birmajer