miércoles, 7 de septiembre de 2011

La armonía en el texto


En literatura, la armonía es el arte de producir una sensación agradable por la sonoridad de las palabras y el ritmo de las frases. Es una de las fortalezas de los buenos escritores, esencial al momento de escribir.

Para lograrla:

- No termines una frase con la expresión más corta.
Ejemplo:
Correcto: Separé por colores las cartulinas que utilizaremos.
Incorrecto: Separé las cartulinas que utilizaremos por colores.  (En este caso, el sentido de la frase se vuelve ambiguo)

- Debes dar prioridad al complemento más corto, no puede quedar en la cola de la frase.
Ejemplo:
Correcto: Ordenen sus ideas antes de llevarlas al papel.
Incorrecto: Ordenen, antes de llevarlas al papel, sus ideas.

- Evita:
La cacofonía, que es la repetición de sonidos iguales o semejantes.
La monotonía, que es la falta de variedad en las palabras.
Las repeticiones de las mismas ideas. Denota pobreza de ideas, de vocabulario y una deficiente corrección del texto.
Las asonancias y las consonancias.

La Real Academia de la Lengua Española define las asonancias como:
1. La correspondencia de un sonido con otro.
2. La correspondencia o relación de una cosa con otra.
3. La identidad de vocales en las terminaciones de dos palabras a contar desde la última acentuada, cualesquiera que sean las consonantes intermedias o las vocales no acentuadas de los diptongos. En los esdrújulos no se cuenta tampoco la sílaba penúltima.
4. En prosa o en poesía, uso inmotivado de voces que se corresponden unas con otras, hiriendo el oído.
5. Figura que consiste en emplear adrede, al fin de dos o más cláusulas o miembros del período, voces que terminan en sílaba o sílabas iguales.

Y define las consonancias como:
1. La identidad de sonido en la terminación de dos palabras desde la vocal que lleva el acento.
2. El uso inmotivado, o no requerido por la rima, de voces consonantes muy próximas unas de otras.
3. La relación de igualdad o conformidad que tienen algunas cosas entre sí.
4. La. cualidad de aquellos sonidos que, oídos simultáneamente, producen efecto agradable.

Dicho en palabras más sencillas: ¡Evita la rima!


Fuentes consultadas:
Martín Vivaldi, Gonzalo. Curso de Redacción. Teoría y Práctica de la Composición y del Estilo. Madrid: Paraninfo S. A., 2001 

Real Academia Española.

© Carolina Meneses Columbié

No hay comentarios: