La armonía en el texto


En literatura, la armonía es el arte de producir una sensación agradable por la sonoridad de las palabras y el ritmo de las frases. Es una de las fortalezas de los buenos escritores, esencial al momento de escribir.

Para lograrla:

- No termines una frase con la expresión más corta.
Ejemplo:
Correcto: Separé por colores las cartulinas que utilizaremos.
Incorrecto: Separé las cartulinas que utilizaremos por colores.  (En este caso, el sentido de la frase se vuelve ambiguo)

- Debes dar prioridad al complemento más corto, no puede quedar en la cola de la frase.
Ejemplo:
Correcto: Ordenen sus ideas antes de llevarlas al papel.
Incorrecto: Ordenen, antes de llevarlas al papel, sus ideas.

- Evita:
La cacofonía, que es la repetición de sonidos iguales o semejantes.
La monotonía, que es la falta de variedad en las palabras.
Las repeticiones de las mismas ideas. Denota pobreza de ideas, de vocabulario y una deficiente corrección del texto.
Las asonancias y las consonancias.

La Real Academia de la Lengua Española define las asonancias como:
1. La correspondencia de un sonido con otro.
2. La correspondencia o relación de una cosa con otra.
3. La identidad de vocales en las terminaciones de dos palabras a contar desde la última acentuada, cualesquiera que sean las consonantes intermedias o las vocales no acentuadas de los diptongos. En los esdrújulos no se cuenta tampoco la sílaba penúltima.
4. En prosa o en poesía, uso inmotivado de voces que se corresponden unas con otras, hiriendo el oído.
5. Figura que consiste en emplear adrede, al fin de dos o más cláusulas o miembros del período, voces que terminan en sílaba o sílabas iguales.

Y define las consonancias como:
1. La identidad de sonido en la terminación de dos palabras desde la vocal que lleva el acento.
2. El uso inmotivado, o no requerido por la rima, de voces consonantes muy próximas unas de otras.
3. La relación de igualdad o conformidad que tienen algunas cosas entre sí.
4. La. cualidad de aquellos sonidos que, oídos simultáneamente, producen efecto agradable.

Dicho en palabras más sencillas: ¡Evita la rima!


Fuentes consultadas:
Martín Vivaldi, Gonzalo. Curso de Redacción. Teoría y Práctica de la Composición y del Estilo. Madrid: Paraninfo S. A., 2001 

Real Academia Española.

© Carolina Meneses Columbié

Comentarios

Ricardo Fe. ha dicho que…
Muchas gracias por su publicación, a decir verdad, me cuesta mucho poder ordenar mis ideas cuando quiero escribir un artículo. Soy de los que le costó mucho educarse por causas de la vida, pero quiero ser un escritor aunque no tenga ningún a mi edad ningún título.
Muchas gracias por sus enseñanzas.

Saludos desde Chile.
Ricardo Fe.

Entradas populares de este blog

El uso correcto de los guiones de diálogo

El alma al diablo, de Marcelo Birmajer