Entradas

Mostrando entradas de 2011

Para escribir y comer pescado, hay que tener cuidado

Imagen
Cuandoescribas, ¿qué podrías hacer o dejarde hacer para evitar los temidos gazapos? Teaclaroquemis consejos nacen de la propiaexperiencia,de muchas metidas de pata y dealgunos aciertos.
* Nunca jamás escribas bajo el efecto de las emociones, ni de las positivas ni de las negativas: Si presencias un accidente de tránsito y los heridos aterrizan a tus pies, ese día NO escribas. Si el amor de tu vida te abandona, o te dice que sí o por fin da algún indicio de que le interesas, NO escribas. Si peleaste con alguien, si te subieron el sueldo o si te ganaste la lotería, NO escribas. Escribe cuando tu mente se haya serenado y vuelva a ser capaz de analizar los hechos con objetividad. Si a pesar de todo decides escribir con la mente y el alma atormentada, hazlo pero no des a conocer el texto, guárdalo y revísalo más tarde. Tampoco escribas cuando el cansancio o el sueño te venzan, una cabeza en tal estado no se da cuenta ni de a quién pertenece. Si no te queda más remedio que escribir porque …

La grieta, de Doris Lessing

Imagen
En el comienzo de los tiempos en la Tierra no había hombres, sólo mujeres a las que fecundaba la Luna. Eran seres marinos que vivían en "La Grieta", una cueva junto al mar. Los años transcurrían rutinarios y en completa calma: Ellas nadaban, tomaban sol tendidas sobre las grandes rocas de la costa y parían a más hembras. Así fue durante siglos, no existía otro orden de cosas y la posibilidad de alterarlo con la búsqueda de un destino diferente lejos de  la cueva no cruzaba por sus mentes. Hasta que nació un monstruo que tenía, en el mismo lugar en que las mujeres exhibían su grieta, unas protuberancias extrañísimas que parecían no servir para nada. No había sitio en "La Grieta" para un monstruo repulsivo e inútil,  sin escrúpulos ni culpas las mujeres se deshicieron de él. Pero volvió a nacer otro y otro más, nacieron tantos que fue imposible eliminarlos a todos. La vida cambió para siempre, los hombres habían llegado para quedarse. Aunque es un tema que ya fue abor…

La armonía en el texto

En literatura, la armonía es el arte de producir una sensación agradable por la sonoridad de las palabras y el ritmo de las frases. Es una de las fortalezas de los buenos escritores, esencial al momento de escribir.
Para lograrla:
- No termines una frase con la expresión más corta. Ejemplo: Correcto: Separé por colores las cartulinas que utilizaremos. Incorrecto: Separé las cartulinas que utilizaremos por colores.  (En este caso, el sentido de la frase se vuelve ambiguo)
- Debes dar prioridad al complemento más corto, no puede quedar en la cola de la frase. Ejemplo: Correcto: Ordenen sus ideas antes de llevarlas al papel. Incorrecto: Ordenen, antes de llevarlas al papel, sus ideas.
- Evita: La cacofonía, que es la repetición de sonidos iguales o semejantes. La monotonía, que es la falta de variedad en las palabras. Las repeticiones de las mismas ideas. Denota pobreza de ideas, de vocabulario y una deficiente corrección del texto. Las asonancias y las consonancias.
La Real Academia de la…

Citando a Charles Bukowski

Imagen
"Nada impedirá a un hombre escribir a menos que ese hombre se lo impida a sí mismo. Si un hombre desea verdaderamente escribir, lo hará. El rechazo y el ridículo no harán más que fortalecerle. Y cuanto más tiempo se le reprima, más fuerte se hará, como una masa de agua que se acumula contra una presa. No hay derrota posible en la escritura; hará que rían los dedos de tus pies mientras duermes; te hará dar zancadas de tigre; te encenderá los ojos y te pondrá cara a cara con la Muerte. Morirás como un luchador, serás honrado en el infierno. La suerte de la palabra. Ve con ella, envíala. Sé el Payaso de la Oscuridad. Es divertido. Es divertido. Otra línea más..."
Charles BukowskiEl capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco. Barcelona : Anagrama, 2000

El alma al diablo, de Marcelo Birmajer

Imagen
Un libro bien escrito que trasciende los grupos de edades. En la contraportada dice que es “para jóvenes adultos”, sin embargo a mí, que ya abandoné a tan envidiable grupo, el libro de Marcelo Birmajer  me cautivó en la primera de sus 128 páginas y no lo solté hasta el punto final. Hijo de una familia de judíos practicantes, Mordejai es un chico de doce años que se prepara con el rabino Sender Musnak para celebrar su baarmitzvá, la ceremonia en la que pasará a formar parte de la comunidad adulta. Mordejai vive en el barrio judío de Buenos Aires entre familias decentes y trabajadoras. Cerca de su hogar una misteriosa casa abandonada le llama poderosamente la atención: dicen los del barrio que allí es donde habita el Maligno. Cierto día regresan sus moradores, un matrimonio al que todos evitan. A Mordejai su padre le prohibe acercarse al lugar pero la atracción que siente hacia Tamara, la mujer del matrimonio, es más intensa que el respeto que le inspira la orden paterna. Por azares del…

Cómo escribir una carta de amor

Imagen
Hace unos días llegó a mi correo la convocatoria a un Concurso de Cartas de Amor. Tiene sentido, quien más quien menos escribió o escribirá una carta de amor, o de desamor, que a la larga viene a ser más o menos lo mismo. En todo caso, siempre es un tema de lo más oportuno, ya que las cartas de amor no pasan de moda. Un escritor amigo mío dice: "si quieres escribir sobre el amor no menciones la palabra amor", entonces, la escritura de una carta de amor sería un ejercicio mucho, pero mucho más difícil y más interesante de lo que suponemos. ¿Cómo podríamos escribirla y no pecar de ridículos provocando el efecto contrario al que deseamos? Te voy a dar algunos consejos que puedes tomar o dejar, porque como digo siempre, en este negocio de la escritura lo que cuenta es el impacto.
No comiences la carta con: "Amor de mi vida", "Mi amor", "Mi cielo", "Mi único y gran amor", hace mucho que pasaron de moda y ya fueron usados hasta el cansancio…

Roald Dahl y la escritura

Maestro indiscutido del género infantil, su estilo irónico, implacable, ácido, con frecuencia cruel, lo convierte en uno de los escritores más leídos por los niños de varias generaciones. Y se equivocan los que piensan que los niños suspiran con las historias tiernas, moralistas, plenas de contenido educativo. A los chicos, como a los grandes, les gustan las emociones fuertes y cierta cuota de crueldad, sobre todo si se utilizan para reivindicar sus derechos. Pero Roald Dahl también escribió para adultos con la misma calidad con que lo hizo para los niños. Fue un escritor de ficción en el más absoluto rigor de la palabra, y con respecto al arte de escribir dijo:
"La vida de un escritor es un verdadero infierno comparada con la de un empleado. El escritor tiene que obligarse a trabajar. Ha de establecer sus propios horarios y si no acude a sentarse a su mesa de trabajo no hay nadie que le amoneste. Si es autor de obras de ficción, vive en un mundo de temores. Cada nuevo día exige…

Tal cual

Tengo un deseo desesperado
de sentirte. No te diré que vayamos con calma, porque no es calma lo que quiero
contigo, sino el vértigo de mar
huracanado. Que se detenga el mundo, que cesen los sonidos
del planeta, que el universo se confunda y que no podamos más que cerrar los ojos
   para no morir cuando la gran ola enloquecida nos lleve hasta la cima
para perdernos en esa nada absoluta que lo es todo sabiéndonos tan cercanos que al cerrar los ojos nos volvamos a encontrar. Tengo un deseo desesperado de sentirte.
(2006)
© Carolina Meneses Columbié

Allegro Non Troppo

Imagen
Un paseo no programado, el estado de ánimo propicio, la época del año indicada y la cámara de fotos siempre lista para preservar la huella de la belleza breve que nos sale al paso.





© Carolina Meneses Columbié

Imágenes: Archivo personal.

Una cita de Herman Hesse

Imagen
"Hoy ya sé muy bien que nada en el mundo repugna tanto al hombre como seguir el camino que ha de conducirle hacia sí mismo."
Herman Hesse. Demian. Pag. 42. Santiago: Centro Gráfico, 2002


Imagen: Tomada de "Taringa"

El uso correcto de los guiones de diálogo

Imagen
Para el estudio de los guiones de diálogo suelo recomendar a mis alumnos el conocido artículo de Eduardo Scarletti: Guiones de diálogo. Pero más de alguno me ha dicho que no lo entiende. El uso correcto de los guiones de diálogo puede parecer difícil al principio, así que te explicaré de la manera más sencilla posible cómo hacerlo y salir airoso.
El guión de diálogo es siempre una raya larga (—) que se logra usando el código ASCII Alt+0151. También se llama "guión largo" y sirve para indicar los parlamentos de los personajes y los incisos del narrador, o dicho en palabras más sencillas, las intervenciones del narrador para indicar quién habla y/o para ampliar la información, se hace sólo cuando es necesario.
Son diez los usos más frecuentes de los guiones de diálogo:

Uso 1: En este caso el guión va pegado a la primera letra de la palabra inicial.
—Siempre le digo a mis alumnos que el uso del guión largo requiere de mucha práctica.
Uso incorrecto:
— Siempre le digo a mis alumno…

¿Te aburre el libro?

Imagen
¿Te ocurre que no puedes avanzar en la lectura de algún libro? No porque te falte el tiempo, aunque el tiempo te falte siempre. No porque te esté apurando la persona o la biblioteca que te lo prestó. No porque el escritor no sirva.No hay caso. Por la noche, mientras tratas a duras penas de avanzar en la lectura te despierta sorpresivamente el ruido que hace al chocar contra el suelo cuando se te cae de las manos.
Dime:
¿Por qué aburre un libro de valor cuyo autor conoce el oficio? ¿Será que lo que unos consideran de valor para otros no lo es tanto? ¿Será que de tanto buscar termina por aburrirnos casi todo?
Para que un libro nos guste ¿lo tiene que haber escrito un autor con patrones mentales y emocionales similares a los nuestros?
Borges lo explica borgianamente:
Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo; hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos. Ocurre entonces la emoción singular llamad…

Algunos ingredientes básicos

Imagen
Hablemos de algunos, tan sólo de algunos, ingredientes básicos que hay que tener en cuenta a la hora de preparar y de escribir el texto:
* La cohesión: Al escribir nunca olvides este ingrediente fundamental. La cohesión se consigue cuando todas las oraciones del párrafo se relacionan entre sí y forman un mensaje completo.
* El estilo: ¿De qué estamos hablando cuando hablamos de estilo? Después de revisar mucha bibliografía me quedo con la definición de Middleton Murry:
"El estilo es una cualidad del lenguaje que comunica con precisión emociones o pensamientos". "El estilo es perfecto cuando la comunicación del pensamiento o la emoción se alcanza exactamente."Cómo se logra el titánico objetivo de comunicar con precisión emociones o pensamientos:
* Sobre el escenario del buen estilo bailan una danza sincronizada cuatro importantes bailarinas:
La claridad: Si quieres ser claro renuncia a la ambigüedad, tu pensamiento debe llegar al lector sin diques por el medio.
La c…

Tipos de alumnos del taller literario

Imagen
Coordinar un taller literario no es nada fácil, principalmente por la diversidad de alumnos que llegan a él. Sé por experiencia, primero como alumna y luego como coordinadora, que muchos de los que se matriculan y presentan un texto, no lo hacen con la intención de aprender sino con la de ser descubiertos, por lo que sufren una gran desilución cuando reciben como respuesta un sinnúmero de correcciones que interpretan como críticas o, en el peor de los casos, como ofensas. En este tipo de alumnos hay dos categorías: los que abandonan después de la primera clase y los que deciden continuar una vez que entienden que el coordinador no pretendía ofender sino enseñar.
Dentro del grupo que continúa hay varios subgrupos: Los que hacen caso omiso de las correcciones recibidas. Este subgrupo provoca gran impotencia en el coordinador, que siente que está perdiendo el tiempo después de volver una y otra vez sobre los mismos errores explicándolos de mil maneras distintas. Y nada, el alumno parece…

Cuento: El retorno

Imagen
A La que busca estrellas la fui a visitar el mismo día que le dieron de alta y regresó al edificio. No sé por qué esperé encontrarla en la cama si yo sabía que lo suyo no era un mal físico, sin embargo fue ella la que me abrió la puerta después del primer timbrazo. Seguía linda a pesar de los años en el sanatorio, como cuando éramos niños y me pedía que la acompañara por las noches de verano a la azotea del edificio a “chequear el cielo”. Nos acostábamos boca arriba sobre el piso de cemento y mientras ella chequeaba yo le miraba la silueta iluminada por el resplandor de las luces de los otros edificios. Nunca se me ocurrió preguntarle qué era lo que chequeaba tanto, sólo me interesaba estar a su lado aunque ella permaneciera en silencio y con la mirada fija, sin pestañear casi, en algún punto del firmamento hasta que abría la boca para decirme que ya era tiempo de bajar. Después de darme un abrazo breve, de ésos en los que las manos se afirman como debe ser y en el lugar preciso, me ll…

La monstrua: narraciones de lo innombrable

Imagen
Me sorprende encontrar en internet este libro en el que aparece un cuento mío. La historia es la siguiente:
En 2006 participé en un concurso de cuentos de terror en Guadalajara, México. Al año siguiente supe que había sido seleccionada como finalista. Al parecer el premio consistía en esta publicación, de la cual nunca supe nada hasta ahora.
A pesar de que La estrella había sido seleccionada, a mí no me tenía conforme. Seguí trabajando el cuento hasta que mejoró un poco. Tiempo después lo publiqué con el nombre de El retorno en mi propio libro Ficciones Irrelevantes. Ahora, que he vuelto a leerlo, pienso que todavía le falta. Este trabajo es así, nunca te deja conforme.

Datos:
Paperback, 142 pages.
Spanish.
Published February 2008 by Vavelia.
ISBN: 970955212
Guadalajara, Jalisco

El Hombre de mi vida

Imagen
Para Franco, el Hombre de mi Vida.
(2007)
El Hombre de mi Vida
no llega al metro de estatura.
No tiene músculos de Hércules
ni melena de Sansón
ni talla de coloso
ni elocuencia de orador.
Tampoco discreción
ni recato ni pudor.
Es gordo, blandito
y de cabeza, pelón.
Emite sonidos extraños
que entiendo sólo yo.
No sabe nada de modales.
Grita cuando tiene hambre.
Llora cuando tiene sueño.
Si quiere amor
arrulla, acaricia y lame.
Así es el Hombre de mi Vida
y no hay otro mejor.

© Carolina Meneses Columbié