La luna en la botella


Cuando todos los caminos fueron bloqueados, la luna llena permanece como la única vía segura e inconmensurable.  Da lo mismo su color: roja, blanca o gris, pero sí la forma y el brillo. Una gran luna redonda y brillante, para que al mirarla sepa el destinatario que ella sigue estando, y que espera. A menos que imagine que la encierra en una botella de cristal opaco que oculta para siempre en las montañas.



© Carolina Meneses Columbié, 2015

Comentarios

Destripaterrones1 ha dicho que…
Recién acabo de leer este texto. Tiene una musica especial a las dos de la mañana, cuando un pedazo de luna no tan completa brilla en el cielo. Wow ! Como escribe esta mujer. Si no la hubiera conocido me volveria a enamorar de ella.

Entradas populares de este blog

La armonía en el texto

El uso correcto de los guiones de diálogo

El alma al diablo, de Marcelo Birmajer