martes, 3 de noviembre de 2009

Manías






Tengo la peligrosa manía
de oler libros.
Y la no menos peligrosa manía
de golpearme el hombro izquierdo
si me golpeo primero el hombro derecho.
Pero hay manías que más que manías
son innatos resguardos emocionales.
No reincidir en relaciones estériles, por ejemplo.
Lo que me lleva a una cuarta manía,
la de colgar ajo en las entradas
para impedirles el retorno.
Tal vez por esa razón
me encuentre sumida en
nuevas, absorbentes manías:
la de escribirle poemas,
la de memorizar rancheras.

2006




© Carolina Meneses Columbié


Imagen de Paul Gauguin.

No hay comentarios: